Alerta de COVID-19: los requisitos para viajar cambian constantemente, incluidas las pruebas requeridas antes del viaje y la cuarentena al llegar.

Río Grande del Norte

Brasil
Natal ofreciendo un club náutico y botes

Visita el amigable estado de Río Grande do Norte, ubicado en la costa noreste de Brasil, para disfrutar el sol, el aire puro, las playas con dunas de arena y los deportes acuáticos.

Río Grande do Norte es un estado brasileño menos visitado que otras regiones del país, aunque cuenta con una belleza natural increíble. Cuenta con más de 400 kilómetros (249 mi) de costas fabulosas, las cuales están llenas de playas con espectaculares dunas de arena. Río Grande do Norte es un lugar en el que puedes disfrutar los tours en buggy de arena, surfear en las olas y nadar en las fosas naturales. Este es uno de los estados menos desarrollados de Brasil, y la gente sobrevive gracias al turismo, las plantaciones de azúcar y el ganado.

Comienza tus vacaciones en Natal, la capital del estado, que cuenta con hermosas playas, como Genipabu Beach, en los alrededores. Disfruta la vista de la ciudad en el Forte dos Reis Magos, que se remonta a finales de los años 1500. Participa en uno de los emocionantes tours en buggy que cruzan las dunas del Parque das Dunas. En este parque, también puedes practicar snowboard o tirolesa, nadar en una laguna u observar la vida silvestre.

La Via Costeira es una franja de 10 kilómetros (6.2 mi) de costa que se extiende desde las dunas de Natal hasta el océano. Renta una bicicleta y recorre esta carretera costera desde el centro de la ciudad hasta Ponta Negra. Relájate en los bares que están frente al mar y observa a los surfers en la playa de Ponta Negra.

Puedes encontrar otras playas a poca distancia en auto de Natal. Aprende a surfear, observa a los delfines y disfruta la vida nocturna de Pipa. Visita Baia Formosa, que es un lugar fuera de lo común, y observa el castaño más grande del mundo en la playa de Pirangi. Practica snorkel en las fosas de agua clara y los arrecifes inmaculados de Maracajaú. Touros y Ponta do Mel son otras de las playas que vale la pena visitar.

El interior de Río Grande do Norte cuenta con paisajes fascinantes. Visita el Castelo Zé dos Montes, que parece un castillo de cuento de hadas, y el enorme monumento religioso conocido como la estatua de Santa Rita de Casia. Pasea por las hermosas calles de Mossoró, que fue la primera ciudad brasileña en donde se abolió la esclavitud. Asiste al carnaval menos turístico de Caico.

Natal es el principal centro de transporte de Río Grande do Norte, y sus empresas operadoras de tours organizan las excursiones hacia la mayoría de las atracciones del estado. La presencia del sol durante todo el año lo convierte en un destino excelente para cualquier estación, además de que es una buena alternativa, o complemento, para una visita al famoso estado de Bahía.